6 razones por las que tu empresa debe invertir en Responsabilidad Social Audiovisual

Por |2017-10-15T17:11:02+00:00octubre, 2017|Responsabilidad Social Audiovisual|

Cada vez son más las empresas que tienen entre sus planes estratégicos disponer de un área o departamento propio de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), también conocida como Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para impulsar acciones que repercutan de manera positiva en la sociedad o en el medio ambiente.

La globalización, el cambio climático y la vertiginosa velocidad a la que el mundo cambia, entre otros, han acelerado su puesta en marcha y han hecho de ella uno de los baluartes más importantes de la estrategia en toda compañía. Hoy no podemos concebir que una empresa pueda operar sin responsabilizarse del impacto que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Y es que las compañías ya no se preocupan sólo de la cuenta de resultados, sino que tienen un sentido ético cada vez más amplio y quieren contribuir a “crear un mundo mejor”. Algunos ejemplos los podemos encontrar en apoyo a Fundaciones y organizaciones benéficas, contratación y formación de personas con discapacidad, incorporación de un número limitado de horas facturables por año para que los empleados realicen actividades de voluntariado, empoderamiento de la mujer o acciones en favor de la naturaleza y medioambiente, entre otros.

Y lo más interesante es que, como afirmaba recientemente Philip Kotler, considerado el padre del marketing moderno, las empresas están verdaderamente cada vez más comprometidas y han dejado de considerar a la RSC como una obligación o una estrategia sólo para asociar su imagen a una buena causa, sino que empiezan a trabajar en ella por propia motivación.

 “Crear un negocio fuerte y construir un mundo mejor no son metas contradictorias: ambas son ingredientes indispensables para el éxito a largo plazo”- William Clay Ford Jr, Ford Motor Company.

Son cada vez más las acciones de marketing responsable y solidario que llevan a cabo las empresas, y existe un amplio espectro de formatos para impulsarlas, que van desde campañas de concienciación, recogida de alimentos, o eventos solidarios, por citar tan solo algunos ejemplos.

Pero ¿sabías que la Responsabilidad Social Audiovisual (RSA) es quizá la que mejor funciona como herramienta para potenciar el cambio en la sociedad? ¿Habías oído hablar de este término antes?

El impacto de la Responsabilidad Social Audiovisual en nuestra sociedad

La Responsabilidad Social Audiovisual pretende apoyar la producción de proyectos audiovisuales, como un instrumento de cambio para promover, desarrollar, impulsar y comunicar de una forma global la Responsabilidad Social, Empresarial, Cultural, Tecnológica y Medioambiental en las empresas a todos los niveles, hacia dentro y hacia fuera, y apoyando todo tipo de causas.

Los principales objetivos de este formato son:

  • Ayudar a las “empresas socialmente responsables” y entidades de la Economía Social en general a difundir las tareas y realidades sobre las que trabajan.
  • Dar visibilidad a realidades desconocidas que merecen la pena ser contadas .
  • Divulgar acciones solidarias de alto impacto y que, generalmente, no llegan nunca a ser difundidas por los medios de comunicación tradicionales.
  • Apoyar a los DIRSE a cumplir sus objetivos, a poner en valor su maravilloso trabajo y contribuir a mejorar su capacidad de influencia para la creación de valor en las organizaciones.

La explicación es muy sencilla. Los medios audiovisuales tienen un gran poder de penetración en las masas e influencia en nuestra sociedad; de ahí que sean considerados las herramientas más potentes de la comunicación. El contenido audiovisual que vemos en el cine, en la TV o en internet y entorno digital en general es, por tanto, el mejor instrumento para generar conciencia, crear sensibilización y, en definitiva, para mover a la acción, para cambiar nuestra sociedad.

¿Y si utilizásemos la producción y comunicación de proyectos audiovisuales para promover valores universales como los derechos humanos, la justicia, la igualdad, la paz o la preservación del planeta, en vez de mostrar ejemplos negativos o malos referentes para nuestras familias, amigos y sociedad en general?

La Responsabilidad Social Audiovisual al servicio de tu empresa como herramienta de cambio

Mediante la Responsabilidad Social Audiovisual tu empresa puede asociar su imagen a una buena causa y potenciar y difundir mensajes con el objetivo de impactar en la sociedad. Pero igual te preguntas, ¿cómo lo hago? ¿Cómo difundir tus logros, programas y proyectos sostenibles sin sonar a discurso gubernamental o a iniciativa mercantilista? ¿Es posible utilizar el audiovisual para la RSE? Si nos basamos en el principio básico de que “aquello que no se comunica, no existe”….al menos para la sociedad y tus grupos de interés, la respuesta es sí.

La Responsabilidad Social Audiovisual puede trabajarse desde diferentes áreas como:

  1. Cuenta una historia:

Las historias nos enganchan, nos inspiran, nos emocionan, nos hacen sentir y nos hacen ser partícipes de lo que cuentan. Recuerdo el caso del documental social, “Rising Nepal”, dirigido por Miguel Ángel Tobías,  que pone voz y rostro a varias víctimas marcadas y unidas a la vez tras el terremoto del 25 de abril de 2015 que devastó Nepal, a través de las vivencias de sus protagonistas que superaron el miedo y el sufrimiento y se entregaron a la esperanza.

Dos hermanos ciegos, el propietario de una escuela de cocina en Katmandú y su madre, una estudiante del desaparecido valle de Langtang y su padre sherpa y un monje tibetano, supervivientes todos ellos al terremoto, ofrecen con la cercanía de la tragedia de fondo, una profunda reflexión sobre el sentido de la vida, el resultado de nuestras acciones y la capacidad de ayuda frente a los que más lo necesitan.

Hay sentimientos universales que nos unen y que superan cualquier barrera de entrada: nostalgia, afecto, solidaridad, amor, afán de superación, respeto a los mayores…Anímate a contar tu propia historia. Seguro que en el difícil camino que te ha llevado a crear tu negocio tienes mucho que compartir con tus clientes. 

  1. Lánzate a poner en marcha un proyecto audiovisual:

Selecciona una causa que preocupe a tu empresa y que esté alineada con sus intereses de RSC, y dale visibilidad a través del audiovisual. Ponte en contacto con un experto en esta área para que asesore sobre cuál es el formato más adecuado para ti. Las posibilidades son enormes. Desde campañas integrales de comunicación audiovisual en las que se muestran los productos o servicios de tu marca  vinculándolas a un tema (salud, medioambiente, etc) al patrocinio de documentales, películas, entrevistas, programas y todo tipo de reportajes enfocados a dar visibilidad a todo tipo de causas por las que luchar como la pobreza, el hambre, la enfermedad, la sostenibilidad, etc. Lo bueno del formato audiovisual es que es extrapolable a cualquier canal de comunicación: web, redes sociales, televisión, cine y mucho más.

No olvides tampoco el cine como “herramienta transmisora de mensajes”. Una imagen sigue valiendo más que mil palabras, a pesar de los avances tecnológicos. Sin duda, las plataformas digitales actuales empiezan a tener secciones especializadas, pero entre tanta oferta, uno cae en el riesgo de perderse documentales muy relevantes a la época en la que vivimos. Además, el trabajo de investigación de los documentalistas nos acerca a la comunidad científica, así como a reportes oficiales e independientes que posiblemente no leeríamos. Es un medio accesible a todo el mundo y un buen punto de partida para reflexionar y debatir.

Ahora mismo existe, por ejemplo, un auge en cuanto a temas de sostenibilidad y desgraciadamente las vías convencionales de distribución audiovisual (cines, televisión, VOD etc…) no están dando suficiente lugar a estos contenidos. De ahí que estos festivales de cine se conviertan en una necesidad.

Así que, teniendo en cuenta estos elementos, no pierdas la oportunidad de crear una campaña de RSA 360º en tu empresa que supere todas las expectativas.

  1. Cuenta con influencers sociales:

Únete a personas referentes que sean líderes de opinión, que tengan algo que contar al mundo y mucha gente que los siga y los escuche. Pero, sobre todo, que tengan corazón y estén sensibilizados con ayudar a los demás.

Me gustaría destacar en este punto la maravillosa iniciativa de Be Helpie!, una startup que ha implementado un modelo de captación de fondos para ONGs a través del entretenimiento, y que ha lanzado el mayor concurso de micro-influencers de España. “Be Influencer” valora la originalidad, imaginación, personalidad, creatividad y viralidad, a través de un nuevo concepto: “Shelpie” (Selfie, Happy y Help).

Con este concurso, Be Helpie! pretende compremeter a la generación millennial para promover proyectos solidarios con dos de los recursos que más utilizan las nuevas generaciones: las nuevas tecnologías y las redes sociales.

En definitiva, tus mensajes serán más efectivos si buscas representantes comunitarios como influencers, que hablen, difundan y compartan tus causas sociales.

Y es cada vez son más las empresas que detectan la necesidad de establecer colaboraciones duraderas con particulares que cuentan en sus perfiles públicos, principalmente redes sociales, con miles de seguidores traducidos en potenciales oportunidades de negocio. El branding que un micro-influencer (hasta 10.000 seguidores) es capaz de generar es incalculable.

  1. Organiza estrenos benéficos solidarios:

Si quieres recaudar fondos para una determinada causa, organiza un evento y  proyecta una película documental siguiendo el orden adecuado para la consecución de tus objetivos:

  • Define la causa social para la que quieres recaudar fondos en tu evento.
  • Elige el lugar adecuado en el que celebrar el estreno benéfico, que quieran ser activos en el mismo y ceder su espacio.
  • Potencia la campaña de comunicación a través de medios, redes sociales, y todos los canales a tu alcance para sumar gente al estreno.
  • Planifica si se tratará de un evento con entrada gratuita para todos los que quieran asistir, facilitándoles un número de cuenta donde hacer una donación por la causa. O si el acceso al estreno tiene un coste que se destinará a la causa.
  • Busca alguna institución pública como partner del estreno benéfico, que te apoye en la organización y difusión del mismo.
  • Refuerza el estreno benéfico con la presencia del director de la película, que apoye antes a través de una rueda de prensa o durante el proyecto.

 5. Invita a conferencias a tus empleados:

Organiza en tu empresa charlas, ponencias o talleres, ponencias, en las que se muestre cómo el audiovisual puede ayudar a tu empresa a cumplir sus objetivos de RSE/RSC.

Te resumo a continuación comento algunos motivos por los que te animo a invertir en Responsabilidad Social Audiovisual:

1. Tu empresa contribuirá a un mundo mejor

Cualquier acción de responsabilidad social tiene un impacto positivo en nuestra sociedad, pero sin duda, el formato audiovisual hace sentir emociones al espectador, conmueve,…algo que otros formatos no logran con la misma intensidad. Por ello, contribuirás a causas sociales con la mejor de las herramientas de comunicación.

Todos tenemos un lado racional y otro emocional, pero sin duda la parte emocional es la que nos impulsa a actuar, a la acción. Sólo hay que ver, por ejemplo, la repercusión e impacto que está teniendo el rodaje de la película documental “Me llamo Gennet”, que cuenta la sorprendente y maravillosa historia de la sordociega Gennet Corcuera, desde su abandono con tan sólo tres años en un orfanato de Adís Abeba, en Etiopía, hasta convertirse en la primera persona con sordoceguera que consigue un título universitario en España.

Sin duda, cada vez son más los documentales que van acompañados de una campaña específica con algún objetivo de impacto/cambio social con el fin de promover la acción de quienes lo ven y así generar una masa crítica que, además de ser audiencia, sea movilizada para aportar su parte a un cambio social. En ese sentido, también han surgido iniciativas como #DocImpacto, que aúna documentalistas y empresas del tercer sector para ayudar este impulso.

 2. Potenciarás la imagen de marca de tu empresa

Gracias a la RSA tendrás mayor y mejor visibilidad de tu empresa socialmente responsable. Harás que tu mensaje llegue a muchas más personas con un formato atractivo y que engancha, contando a la sociedad qué es lo que tu empresa hace por mejorar el mundo.

3. Tus acciones sociales llegarán a más gente

El audiovisual y vídeo en Internet tiene la ventaja de convertirse en viral fácilmente. Si logras enganchar a las personas, tu mensaje tendrá mucha más fuerza que cualquier otra acción de marketing.

4. Transmitirás mayor transparencia y confianza

La mejora de la competitividad y de la imagen externa de empresas y organizaciones, está no solo vinculada al diálogo social, a la protección de los derechos humanos, el respeto al medio ambiente y a la no discriminación, igualdad y desarrollo de los empleados. También tiene una importantísima vinculación con el comportamiento ético, la integridad, la transparencia, las buenas prácticas de gobierno corporativo y la seguridad jurídica. La RSA te ayudará a lograrlo. Porque es indudable que para sectores cada vez más amplios de la población la responsabilidad social corporativa es un atractivo importante a la hora de tomar decisiones de compra y, por tanto, se convierte en una herramienta de marketing. Pero ser socialmente responsable conlleva autoimponerse una estricta obligación de transparencia.

5. Contribuirás al desarrollo sostenible

Las producciones audiovisuales son respetuosas con el medio ambiente y son las mejores herramientas para impactar positivamente en nuestro planeta.

6. Generarás mayor confianza y seriedad, con el uso de credenciales comprobables.

Las historias, por si solas, no son suficientes. Por eso, apóyate en argumentos creíbles, testimonios veraces y datos reales, comprobables y argumentables, a través de estadísticas, estudios, o investigaciones.

La Responsabilidad Social Audiovisual es clave para tu empresa

Sin duda, la Responsabilidad Social Audiovisual es algo que debe formar parte de cualquier organización por pequeña o grande que sea. No sólo porque contribuye a un mejor posicionamiento de marca sino porque es la herramienta transformadora más potente para lograr un impacto positivo en la sociedad y ayudar a millones de personas que lo necesitan. Las empresas deberían empezar a entenderlo, conocerlo e impulsarlo.

¿Es tu empresa socialmente responsable? ¿Te gustaría embarcarte en algún proyecto de RSA? En la Fundación Historias que Deben Ser Contadas nos encantaría conocer tu caso.

El autor del contenido es

Laura López Basulto
Directora de la Fundación Historias Que Deben Ser Contadas

¡Es tu turno! Opina y deja tu comentario